60 AÑOS… Y SEGUIMOS CONTANDO

“…olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14)

Es imposible olvidar lo que queda atrás, pues mucho de lo ocurrido ha servido como base para el presente, las lecciones pasadas son consejeras para reconocer nuestros errores y no cometerlos de nuevo, las bendiciones recibidas deben de llenar nuestro corazón de agradecimiento y reconocer que sin Dios nada podemos hacer. Olvidar el pasado sería una ingratitud que no acepta la ayuda divina y nos hace sentir autosuficientes y orgullosos. El olvido, al cual el apóstol Pablo se refiere, es cuidar de no estancarnos en los triunfos pasados y perdamos la visión para continuar hacia la meta que Dios nos ha trazado. Debemos decir: “Hasta aquí nos ayudó el Señor” y continuaremos con Él, pues sin Él nada podemos hacer.

ELA, Ediciones Las Américas, A.C., en este año 2017 está celebrando sus 60 años de vida y de ministerio sirviendo a las iglesias de habla hispana.

La visión nació en el corazón de una profesora del Seminario Teológico Centroamericano (SETECA) en Guatemala. Siendo educadora y pedagoga, la señorita Dorotea McCullough había notado las deficiencias en los programas docentes de las iglesias locales. En gran parte, el problema consistía en la escasez y falta de variedad en los materiales impresos en español para la educación cristiana. Ella soñaba con una casa editora dedicada a la preparación, impresión y distribución de materiales educativos para las iglesias de habla hispana en el mundo.

Para agudizar sus conocimientos de la enseñanza, la hermana McCullough fue a los EE.UU. para realizar estudios de grado de Maestría en Pedagogía. Durante el tiempo de sus estudios hizo varios contactos con profesores y editoriales cristianas que servirían en el futuro desarrollo de la naciente editora en Guatemala.

Los sueños de la hermana McCullough se realizaron en 1957 cuando los líderes de la Misión Centroamericana (ahora Camino Global) aprobaron su visión de establecer una editora dedicada a publicar materiales para la educación cristiana. El hermano Cyrus Robinson, un misionero experimentado, y con el apoyo del gerente de la librería El Faro en Tegucigalpa, Honduras, fue nombrado el primer director del ministerio. Con su esposa Juanita, los hermanos Robinson viajaban hacia Guatemala cuando en el camino el hermano se enfermó. En los designios eternos de Dios el hermano Robinson murió antes de tomar la dirección de la obra. Su esposa, también educadora, se quedó en Guatemala para formar parte del equipo de editores.

El Señor tenía preparada otra pareja de misioneros bien conocidos en Centroamérica, los hermanos Dean y Colista Lewis. El hermano Lewis tomó la dirección del ministerio y con otros miembros del cuerpo docente del SETECA formaron el equipo de Editorial Las Américas. Empezaron el trabajo de editar, imprimir y distribuir lecciones de Escuela Dominical en las instalaciones del SETECA. Después de un tiempo, empezaron a enfrentar algunos problemas. En la Guatemala de 1957 era difícil mantener el equipo de producción, el suministro de papel era deficiente y hubo muchos problemas con el sistema de correos internacionales.

Aunque fue difícil, la editora tomó la decisión de dejar la cuna centroamericana en que nació. A pesar de los consejos de restablecer la operación en los Estados Unidos, se tomó la decisión de permanecer en la América Latina. ELA se trasladó a la República Mexicana que ofrecía muchas ventajas y facilidades para el ministerio editorial.

Después de considerar las opciones, el equipo de ELA decidió ubicar su ministerio en la ciudad de Puebla a unos 120 kilómetros de la capital de México, más o menos a una hora y media de distancia por carretera. Debido al hecho de que por ese entonces hubo otra casa editora llamada Editorial Las Américas, el nombre de la recién llegada casa editora fue cambiado a Ediciones Las Américas, conservando así las conocidas siglas ELA.

En Puebla, ELA comenzó sus actividades en tres casas particulares y una prensa marca Multilith en el plantel del Seminario Bíblico de Puebla. Con la ayuda de las prensas comerciales de Puebla, ELA empezó a desarrollar el plan de publicar lecciones dominicales para siete departamentos de la Escuela Dominical, cursos para Escuelas Bíblicas de Vacaciones y una gran variedad de ayudas pedagógicas.

ELA ha añadido a su catálogo toda una gama de recursos para la educación cristiana, además de libros y comentarios de sana doctrina escritos por autores reconocidos de toda América y de otras partes del mundo.

Damos gracias a Dios por su ayuda y bendición durante los 60 años de nuestro ministerio. En las bendiciones y las batallas hemos sentido la mano de Señor guiándonos y proveyendo para nuestras necesidades.

El hermano Jack Matlick fue nombrado el primer Director en México seguido por los hermanos René Zapata, Gonzalo Sandoval y Ruth Mozo, actual Directora. Dios se ha manifestado a través de estos escogidos líderes y en estos 60 años los materiales de ELA han llenado el vacío de la necesidad de literatura confiable y Cristocéntrica en español.

Jack Matlick René Zapata Gonzalo Sandoval Ruth Mozo
Jack Matlick
René Zapata
Gonzalo Sandoval
Ruth Mozo

Es muy significativo que el Director Jack Matlick y otros misioneros visitaron el actual terreno de las nuevas instalaciones, levantaron del suelo un Nuevo Testamento todo arrugado, lleno de lodo y maltratado, y lo tomaron como anuncio divino y afirmación de que, en este mismo lugar, se imprimirían miles de libros, cuadernos, folletos y material didáctico con el mismo mensaje de aquel Nuevo Testamento desechado.

Los tiempos han cambiado debido a las nuevas leyes de exportación, la devaluación del peso, la competencia de otras editoriales extranjeras y el alto costo de envío, pero Dios ha sido fiel y ELA continúa cumpliendo con la tarea que le fue asignada desde el principio. Durante varios años ELA ha promovido Seminarios de Capacitación para maestros de Escuela Dominical, no sólo en México, sino en los países en donde la literatura es enviada. El variado equipo de 7 personas ha capacitado a alrededor de 10,000 maestros en más de 12 países visitados.

La tecnología ha avanzado, sin embargo, aún seguimos contando y estamos en la trinchera. Deseamos ser parte de los que cosechan lo que otros, en años pasados, sembraron con gran esfuerzo y dedicación. Seguimos imprimiendo más de 350 diferentes títulos de libros, folletos y material didáctico utilizado en las iglesias de habla hispana. Podemos decir que las iglesias buscan a ELA para aprender y ELA busca a las iglesias para enseñar.

¡60 años han pasado y nosotros seguimos contando! El deseo de ELA es permanecer fiel a su llamamiento hasta que el Señor retorne y nos pueda decir: “Bien, buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor”. A Él sea la honra y gloria.

Jack Matlick C.
René Zapata C.

60 Aniversario Logo